Otro suicida celador del sentimiento*

Leo: la idea de libertad como racionalidad perfecta es expresada en la literatura tan a menudo que debe haber algo profundamente cierto en ello, pero es expresado tan vehementemente que también debe haber algún error contrarrestándolo, algo contraintuitivo y preocupante… (Dennett).

Suerte que, desde hace un tiempo, estamos en camino de terminar con esta idea de la racionalidad por encima de todo. Esta construcción del hombre que trata de poner freno a lo que sabemos no lo tiene. Cuando miramos atrás, los momentos más memorables de nuestras vidas son siempre aquellos en los que más sentimos (“sentir sintiendo para no entenderlo más”*), no aquellos en los que tomamos una decisión consciente, por mucho que hayan cambiado el curso de nuestros pasos.

No. Es ese momento en que no pudimos contenernos, en que nuestra racionalidad se fue o casi se va por tierra porque “no sirvió”, esos momentos en que nos sentimos en la cima o en el abismo. Y -al menos hablo por mí misma- de los que más nos arrepentimos es de aquellos en que esa racionalidad se elevó por sobre nuestras emociones y dejamos de vivir.

Está claro que no podemos dejarnos llevar siempre por las emociones, pero hay momentos en que debemos (¿me oigo a mí misma?). Hay momentos en que no hacerlo es un atentado contra nosotros mismos.

* Letra de “De escudo” de Santiago Feliú.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Archivo

  • Estadísticas

    • 52,880 hits
%d bloggers like this: