Soneto para no morirme

Uno de los poetas cubanos que merece leerse es Gastón Baquero. No he leído tanto, pero he leído algunos poemas y noto un momento de madurez en que la escritura cambia y comienza a recordar al Testamento del Pez, unos de mis poemas favoritos. Quizás es que ese es el estilo que me gusta de él y no tanto al principio. Se notan temas recurrentes como la figura del niño inocente y, siempre, siempre presente, la muerte. Recuerdo que Vitier dedica una interesante sección a Baquero en Lo cubano en la poesía.

 

Escribiré un soneto que le oponga a mi muerte
un muro construido de tan recia manera,
que pasará lo débil y pasará lo fuerte
y quedará mi nombre igual que si viviera.

Como un niño que rueda de una alta escalera
descenderá mi cuerpo al seno de la muerte.
Mi cuerpo, no mi nombre; mi esencia verdadera
se inscrustará en el muro de mi soneto fuerte…

De súbito comprendo que ni ahora ni luego
arrancaré mi nombre al merecido olvido.
Yo no podré librarle de las garras del fuego,

no podré levantarle del polvo en que ha caído.
No he de ser otra cosa que un sofocado ruego,
un soneto inservible y un muro destruido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Archivo

  • Estadísticas

    • 52,880 hits
%d bloggers like this: