Vivir y morir en las ruinas del teatro Campoamor

Andrew Moore

Ruinas del Teatro Campoamor, por Andrew Moore

…y no quisiera nunca irme de ese lugar. yo me siento parte de ese teatro. Aunque no haya escena, no existan bailarines. Para mí, yo los veo. – Reinaldo

Hace unas semanas encontré en la biblioteca de la Facultad de Arte de la Universidad de Kentucky un libro de gran formato en exposición que me llamó la atención. Las fotos me atrajeron (¿como sirenas?) y me di cuenta de que eran fotos de Cuba. Enormes, nítidas, maravillosas fotos de Cuba.

Encontré en internet otro libro parecido del fotógrafo Andrew Moore, con muchas de esas fotos.

Teatro Campoamor  La Habana Foto Lázaro Sarmiento 2010Una de mis preferidas es la del teatro Campoamor en ruinas, en La Habana. Cuando recibí el libro no me di cuenta, pero ahora, precisamente leyendo sobre otro teatro habanero en ruinas, recuerdo que es este mismo teatro el que sale en el excelente documental Arte nuevo de hacer ruinas, inspirado en el cuento de Antonio José Ponte, escritor y ruinólogo cubano. Mucha poesía tienes que sembrar dentro de tí para sentirte orgulloso de vivir en un teatro en ruinas. Reinaldo, uno de los entrevistados, habla con orgullo del teatro, de quienes actuaron en él en aquellas épocas donde La Habana era visitada por grandes artistas. El documental no muestra a un pobre tipo viviendo en medio de ruinas: muestra, en imagenes sobrecogedoras, a un hombre que hace tareas domésticas como si estuviera en una casa normal y para colmo afirma que “quisieran muchas personas vivir en estos momentos dentro de un teatro“.

Pero a mi mente vino hoy otro recuerdo, como si lo tuviera durmiendo en el subconsciente: una noticia de hace más de un año sobre el derrumbe de un teatro en ruinas. Doy con la noticia que informa que sólo una persona murió en el derrumbe del Teatro Campoamor. No había que atar muchos cabos. Fue fácil de verificar que era la misma persona, como confirman algunos que lo filmaron días antes.

Quizás Reinaldo está en Tuguria, esa ciudad hundida que se construye bajo La Habana con las mismas paredes y edificios que se derrumban arriba, en la ciudad visible, si seguimos el cuento de Ponte. Al menos él deseó ser siempre parte del Teatro Campoamor.

“Pero me fue imposible hallar salida. Había llegado a una ciudad de pesadilla y no sabía despertarme” (Ponte, “Un arte de hacer ruinas”).

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Archivo

  • Estadísticas

    • 52,880 hits
%d bloggers like this: